Sonidos en Línea
Image default
Gráficas

El lúgubre final de Joy Division

El diseñador gráfico, Peter Saville, creó las imágenes para las carátulas de un álbum y single de la banda post-punk inglesa, utilizando fotografías de tumbas italianas, que, sin pensar, terminaron por sellar un amargo final.

Antes del último show en vivo que realizó en Italia, el ex bajista de los grupos post punk Joy Division y New Order, Peter Hook, quiso visitar el Cementerio Monumental de Staglieno, Génova, que está muy relacionado con la estética de la primera banda. Era el 2015

Allí se encuentran las tumbas de las familias Appiani y Ribaudo, obras arquitectónicas reconocidas a nivel mundial, gracias a la industria de la música. En la primera, las figuras de mármol que acompañan a un cadáver en su cripta, ilustraron la carátula del album “Closer” (1980) de Joy Division; en tanto, la segunda estructura, era un ángel caído que fue trabajado gráficamente para el single “Love will tear us apart” (1980) y para poleras destinadas al merchandising.

Entonces, ¿cuál fue el lazo que unió a estas figuras mortuorias de mármol con un grupo de músicos ingleses, y que cuya carrera artística apenas duró tres años?: el suicidio de su vocalista Ian Curtis (24 años).

El cantante sufría una epilepsia focal farmacorresistente, una fuerte depresión y problemas sentimentales con su esposa. Estaba muy medicado, a tal punto que sus cercanos creían que ya no sabía en qué orden debía tomar sus medicamentos. Este hecho pudo descompensarlo. Incluso más de alguna vez tuvo convulsiones arriba del escenario.

Sin embargo, Curtis seguía activo con shows, creando en medio de esta vorágine, el que sería el segundo álbum de Joy Division: “Closer”. Ya todo estaba programado para mostrar el trabajo a la prensa, una gira a EE.UU., pero todo colapsó debido a que el artista de 23 años se suicidó ahorcándose en su casa…un día antes del lanzamiento del disco. No podía haber marcha atrás.

Como si hubiera sido una premonición, la carátula angelical del álbum fue también la lápida que sepultó la breve carrera de la banda. Para aprovechar el espacio que ya tenían en la industria de la música, sus miembros formaron el grupo New Order, actuando hasta hoy día con diferentes formaciones.

Sociedad perfecta

El diseñador gráfico que recogió las fotografías tomadas a las esculturas, fue Peter Saville. El artista también fue quien desarrolló el trabajo de arte para Joy Division durante su breve carrera.

A su vez, el creador fue unos de los fundadores y director artístico del sello Factory Records, que registró la música de la banda inglesa.

Según el blog Eleven-Nineteen, tanto el LP como el single -por cierto, el único de la banda que alcanzó la categoría de hit- se destacaron por  una imagen simple y elegante para aprovechar las fotografías.

Saville tuvo entre sus clientes a Orchestral Manoeuvres In The Dark (OMD), Ultravox, Roxy Music, New Order, Wham!, Peter Gabriel, Suede, Pulp, Duran Duran y King Crimson, por citar algunos.

Fuera de la industria musical, el artista ha elaborado piezas publicitarias para Chanel, Umbro, Selfridges, EMI, Pringle, Givenchy, Stella McCartney, John Galliano para Christian Dior y la ciudad de Manchester.

Tras la muerte de Ian Curtis, el diseñador siguió con su carrera la cual iba en ascenso; mientras tanto, la oscura música del artista no se diluyó en las calles de su originaria Stretford, al contrario, influyó en grupos como The Cure y U2 que han marcado décadas.


Carátula del álbum «Closer»

Noticias Relacionadas

Los alienígenas de Grotésk revelan arte en 3D de su nuevo disco de estudio

Claudia Mardones