Sonidos en Línea
Image default
Clásicos

¿Ha muerto el grunge?

Por: Mario Meza Rojas. Profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales. Administrador Comunidad Chris Cornell Chile.

Asistí a la función de Soundgarden Live From Artists Den, organizada en nuestro país por Cine Hoyts para su sala Imax. Luego de la presentación comencé a pensar: ¿murió el grunge con el deceso del vocalista de Soundgarden, Chris Cornell? ¿Está la banda en el sitial que se merece?

Antes de responder a las preguntas que motivan esta nota, hay un contexto que debe ser analizado. La actividad artística, que unió a la mayoría de las bandas de Seattle (Washington, Estados Unidos), fue conocido como “grunge”, una nomenclatura utilizada por los medios de comunicación para encasillar a un grupo de jóvenes que formaron sus bandas, ya hastiados de la bajeza que tuvo el rock con el estilo glam, más orientado a lo visual, la estética de su apariencia, fomentando su expresión “sexo, drogas y rock & roll”.

Sin embargo, los cultores del grunge eran totalmente contrarios a los músicos glam, porque la música de Seattle podía expresar el sentir del autor en sus letras y en su interpretación, sin hablar de la mujer como un objeto sexual. Es por esto que el estilo de los primeros, recibió el mote de “rock depresivo”. Se dice que el término “grungevino de una carta escrita por Mark Arm (voz del grupo Mudhoney), donde criticaba a una antigua banda que tuvo, refiriéndose a ella como “basura pura”; esto llevó a que el movimiento de Seattle obtuviera este nombre por su sonido, cercano al rock clásico, pero con guitarras distorsionadas o “sucias”.

Por otra parte, algo característico de los grupos de este movimiento musical, fue la hermandad entre ellos, compartiendo dentro o fuera escenario -o visitando a otras bandas tocar- dejando de lado cualquier tipo de competencia u odio entre ellas.

Pero este nombre “grunge” no caracterizaba a ninguna de los grupos de Seattle en los ´90, porque entre ellas no existían similitudes, por lo tanto, encasillarlas en un mismo estilo, era incorrecto. Por ejemplo, Nirvana estaba más cercana al punk; Alice in Chains tenía un sonido más hard; Pearl Jam era un grupo más melódico; y Soundgarden logró construir un sonido más oscuro por las influencias de Black Sabbath.

A su vez, al decir «grunge” ya era algo que no les agradaba a los músicos: Stone Gossard (Pearl Jam) se negó a mencionar la palabra en una entrevista; Chris Cornell hizo referencias en actuaciones de la inexistencia de la palabra, mientras que Ben Shepherd, alguien más radical, la empleó de la siguiente forma: “grunge es una puta palabra usada en comerciales de TV para hablar de la mierda acumulada en las cortinas de baño».

De esa forma, el “grunge” fue sólo una palabra que serviría para encasillar a los jóvenes que tenían un estilo de vida parecido, pero no igual; con similitudes en la vestimenta -imposible olvidar la camisa de franela a cuadros- y lugares de recreación comunes, pero musicalmente diferían. Todos estos factores permitieron definir al “grunge” más como un movimiento cultural de los ´90

Sello de Seattle

Con el correr del tiempo, algunas de las bandas insertas en la escena grunge, denominadas las “Big 4” de Seattle (Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains y Soundagrden), empezaron a quebrarse o, simplemente, a desaparecer por la muerte de alguno de sus integrantes; tal fue el caso de Kurt Cobain (Nirvana), junto a Layne Staley y Mike Starr, ambos músicos de Alice in Chains. Esta última agrupación ha luchado por seguir en escena, pero la que sobrevivió con mayor fuerza, con discos y giras, fue Pearl Jam, porque Soundgarden entró en receso.

La primera etapa

Si hablamos de los inicios de la banda, nos debemos trasladar a principios de la década de los ‘80, cuando Chris Cornell e Hiro Yamamoto formaron la banda The Shemps, siendo Chris el encargado de batería y voz, e Hiro del bajo. Posteriormente, se uniría Kim Thayil en la guitarra para terminar mutando en Soundgarden en 1984, siendo esta la formación original. Por último, durante 1985 se uniría Scott Sunquist (batería) para que Chris se centrara en la voz, pero duraría solo un año, para dar paso a Matt Cameron quien se había retirado de la banda Skin Yard.

Continuando con la historia artística, 1987 fue el inicio del crecimiento de la banda, grabando la canción “Incessant Mace”, que permitió un acercamiento con Bruce Pavitt de Sub Pop Records, quien, no muy interesado ni impresionado en la banda, les ofreció un contrato para editar los EPs “Screaming Life” (1987) y “Fopp” (1988), que permitió que SST Records se fijara en ellos y lanzaran el disco “Ultramega Ok” (1988).

Con esto, la banda logró un salto importante, porque A&M Records (sello discográfico importante de la época) puso su mirada en la banda, siendo Soundgarden quien abrió la puerta para que el resto de los grupos musicales de la ciudad, comenzaran a mostrar su trabajo. Así llegó “Louder Than Love” (1989), la salida del bajista Hiro Yamamoto, el ingreso temporal de Jason Everman (Nirvana) y la formación definitiva con la entrada de Ben Shepherd en el bajo.

Los ´90 fueron miel sobre hojuelas para la banda hasta su separación en 1997. En ese período lanzaron sus 3 discos más famosos: “Badmotorfinger” (1991), la consagración definitiva con “Superunknown” (1994), y la crónica de una muerte anunciada con “Down on the Upside” (1996), que trajo las diferencias entre los integrantes y que conllevó a la ruptura de la banda.

A pesar de que Soundgarden es mencionado dentro del “Big 4” de Seattle, nunca tuvo la fama necesaria ni la corona de ser la agrupación más grande de la ciudad, ya que siempre se mantuvo en las sombras, debido a la fama lograda por Nirvana con “Nevermind” (1991), que llevó el movimiento a un punto más comercial.

Por otro lado, tampoco se nombra dentro del sitial de las bandas fundadoras del movimiento a: Green River (1984), Melvins (1983) y Skin Yard (1985). En esta categoría puede ingresar Soundargen si consideramos el nacimiento de The Shemps (1982), la banda-semilla creada por Chris Cornell y Hiro Yamamoto (1980). La respuesta es un rotundo “sí”.

Ahora, si bien las bandas fundadoras publican compilaciones, versiones en vinilo masterizadas, cualquier artista que surja con intenciones de mostrar sus influencias de las obras de los “Big 4″ de Seattle”, será considerado como “post grunge”.

Quedan pendientes

El grupo se volvió a reunir el 2010 cuando avisaron de su retorno a través de twitter, siendo su primer show el 16 de abril del mismo año, utilizando el anagrama “Nudedragons”. Luego aparecería un nuevo disco, “King Animal” (2012), y una gira que los trajo a Chile para Lollapalooza (2014), con Matt Chamberlain en batería. De ahí la banda lidió con los tours de Chris Cornell en su versión solista y los de Matt Cameron con Pearl Jam.

No obstante, el esperado regreso de Soundgarden tras 17 años de silencio, trajo algunas dudas. ¿Podría la banda mantenerse en escena otra vez? ¿volverían a ser fieles a su estilo? o ¿habría alguna evolución?

La banda siguió unida hasta el 2017, cuando comenzaron una nueva gira por Estados Unidos y que culminó, al poco tiempo de empezar, con el fatídico 18 de mayo: el día del suicidio de Chris Cornell.

Memorial Chris Cornell en el Teatro Municipal de Santiago el 20 de mayo del 2017, y que convocó a fans de Santiago y regiones.
(Foto cortesía: Comunidad Chris Cornell Chile)

No se puede decir que el grunge murió ese día porque, en realidad, nunca existió musicalmente hablando, porque fue una subcultura juvenil que iba en la contracultura social y comercial. Pero sí, en esa fecha, termina la influencia de Chris Cornell, uno de los músicos más respetados de la década de los ’90.

(Portada: concierto de Pearl Jam en Seattle (1992) Crédito de la foto: Amy Rachlin/Morrison Hotel Gallery)

Noticias Relacionadas

Un puzzle llamado Nina Simone

Claudia Mardones

DEVO y su esquiva relación con Chile

actionpyme